EL SOL A GOTAS

Mientras buscamos a la liebre
donde nos dicen que corre
nos herimos por papeles
nos perdemos por el monte.
Al librar casi batallas
imponiendo diez colores
se tiñen de gris la casas
y los libros se encojen.

Mientras nadamos en la arena
deformando nuestras bocas
nos mentimos por la cena
nos cazamos por la bolsa.

Al tomar el sol a gotas
con la piel en los armarios
no haremos lo que nos toca
caminando hacia el pasado.

En tiempos de espera
sin aire, con niebla
en tiempos de guerra
sin brazos, con piedras.

En la revolución de los motores
no hay espacio, ni tiempo, ni luz
en la autopista de los señores
ni contigo, ni a tu lado, ni tú.